ACNUR: 4 millones de niños refugiados no van a la escuela

Uno de cada tres vive en países de renta baja.
Según un informe publicado bajo el título Olvidados: la educación de los refugiados en crisis, que compara los datos de ACNUR con los de la UNESCO en materia de educación de refugiados, 1,5 millones de niños refugiados no tiene acceso a educación primaria y alrededor de dos millones de adolescentes no están matriculados en secundaria. Es decir, el 61% de los niños refugiados estudian educación primaria, el 23% llega a la educación secundaria, y solo el 1% de va a la Universidad. A medida que los niños refugiados van creciendo, la brecha en educación se hace mayor: el 84% de los adolescentes a nivel mundial tienen acceso a la educación secundaria, frente al 23% de los refugiados. Este hecho se agrava en los países de renta baja, donde la escolarización secundaria es del 9%. A pesar de las becas y otros programas de ayuda, solo el 1% de los refugiados acceden a estudios superiores, frente al 36% a nivel mundial.
Según la agencia de la ONU, un año después de la Declaración de Nueva York, los refugiados siguen abandonados en materia de educación. Así lo ha manifestado Filippo Grandi, Alto Comisionado de ACNUR, quien ha añadido que “garantizar que los refugiados tengan acceso equitativo a una educación de calidad es una responsabilidad compartida. Es hora de que todos pasemos de las palabras a la acción. El progreso observado en el aumento de la matriculación de los niños refugiados sirios indica claramente que es posible cambiar esta situación”. Por ello, ACNUR invita a los gobiernos a incluir en sus sistemas educativos nacionales a los refugiados, de forma que se dé una respuesta más eficaz, equitativa y sostenible. En Uganda, un país con recursos muy limitados, se ha llevado a cabo un programa por el que la escolarización de un niño refugiado tiene un coste de 20 euros al año, algo que, en cambio, muchas familias no se pueden permitir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.