Académicos y economistas españoles de prestigio proponen no ir a debates sin mujeres

Académicos y economistas españoles de prestigio proponen no ir a debates sin mujeres

Suscriben un manifiesto.
Los catedráticos Emilio Ontiveros y el profesor Rafael Domenech, además de un grupo de reputados economistas y académicos españoles, han firmado un manifiesto por el que se compromete a no participar como ponentes en ningún evento académico o mesa redonda en la que se convoque a más de dos ponentes y no haya al menos una mujer como “experta”. Es una lista abierta denominada no sin mujeres y por el momento ya han firmado expertos y analistas de varias universidades españolas, entre ellas la Autónoma de Madrid, la Complutense, la Universitat de Valencia, la Autónoma de Barcelona, así como del Banco de España, el Real Instituto Elcano, el CSIC o Fedea, y académicos españoles que trabajan en centros extranjeros como la Universidad de York o Griffith.
José Ignacio Conde-Ruiz, uno de los impulsores del escrito, señaló que en principio se plantearon para el manifiesto porcentajes similares a los establecidos en la Ley para la Igualdad Efectiva entre Hombres y Mujeres, que se aprobó en 2007, en la que se indica la necesidad de la paridad, presencia de al menos el 40% de mujeres o de hombres, entre los altos cargos o los tribunales académicos de la Administración. Finalmente, se fijó un mínimo, al menos una mujer, sea cual sea el número de ponentes, “porque hay áreas en las que las mujeres son muy pocas”. Asimismo, subrayó que se decidió que firmaran solo hombres ya que “tal como está redactado, si una mujer acepta formar parte de un panel, ya está cumpliendo el compromiso” y aprovecho para instar a que “no se desaproveche el talento de la mitad de la población”.

Es una exigencia social
Por su parte, Ontiveros manifestó que “es una forma de sintonizar con una exigencia muy obvia y de dar un aviso a organizadores de actos académicos”, añadiendo que la movilización que impulsaron las mujeres el 8 de marzo en España cobró dimensión internacional y “ha supuesto un aldabonazo en todos los ámbitos”. “Es una obviedad que estamos en un país que ha discriminado a las mujeres. Estoy a favor de nuevos mecanismos que faciliten su ascenso”. Igualmente, a Domenech le parece que “la iniciativa tiene mucho sentido y responde una reivindicación totalmente justa”. “En ámbitos específicos, como la macroeconomía, Cuesta conformar foros o cursos en los que se asegure la participación femenina”, detalló.
Daniel Fuentes, economista y coimpulsor de esta propuesta, admite que es solo un paso para algo calado mayor. “El mundo académico aún no está preparado para ver la paridad como la norma, sí para verla como espectador. Pero hay que asumirla” y subrayó la especial relevancia de la igualdad en las Ciencias Sociales: “No es posible reflejar esta disciplina si no hay participación activa de las mujeres”, para luego explicar que los organizadores tienen que reaccionar ante la desigualdad y que “si quieren que vaya alguno de los del listado, que se preocupen de que haya mujeres en calidad de expertas, no como moderadoras”, esperanzado por la gran acogida que ha tenido el manifiesto: “Estamos desbordados, e iremos actualizando y filtrando las adhesiones de los compañeros. Se trata de hacer bola de nieve y que lo normal sea esto. Y si puede servir de incentivo para que las grandes fundaciones donde se genera la opinión pública lo apliquen, mejor”.

Un gran enriquecimiento
Para Ángeles Durán, socióloga e investigadora del Centro Superior de Investigaciones Científicas, entiende que incorporar a las mujeres en el debate académico es un “enriquecimiento muy grande porque supone contar con perspectivas distintas”. Recordó qué es la ley de la ciencia, aprobada en 2011, establece la paridad en organismos e instituciones, en la formación de tribunales académicos y en la elección de jurados, por lo que esta iniciativa no está “promoviendo nada raro”. Para Durán que se evite la presencia de expertas en los paneles “es un reflejo de la sociedad patriarcal que manda las mujeres el mensaje de que deben ayudar y ser laboriosas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.