Abascal quiere que Marruecos pague un muro en Ceuta y Melilla

Abascal quiere que Marruecos pague un muro en Ceuta y Melilla

Al más puro estilo Donald Trump.
En un libro de Fernando Sánchez Dragó, titulado Santiago Abascal. España vertebrada, el presidente de Vox planteaba la construcción de un muro en las fronteras de Ceuta y Melilla con Marruecos “que quizá debería pagar” el régimen alauí porque, a su entender, envía “oleadas de inmigrantes clandestinos” hacia España con el fin de chantajear a la Unión Europea.

A su juicio, hasta que se levante dicho muro, el Ejército debe vigilar las dos fronteras y recibir las “órdenes necesarias” para defenderlas. Reitera la necesidad de medidas “contra las ONG que colaboran con las mafias y se van al litroral africano a recoger mercancía humana”, así como una legislación para levantar un “muro psicológico” ante los inmigrantes, diciendo que jamás podrán regular su situación, no tendrán derecho de arraigo ni ayuda social ni tarjeta sanitaria. “Si este mensaje no cala, es imposible resolver el problema”, señala.

En el libro, el dirigente de ultraderecha trata diferentes temas de actualidad y sobre el nacimiento de su partido. Respecto a la inmigración, reconoce que la entrada irregular de personas en España da más votos a Vox, “pero no celebremos ese mal”. Defiende que se expulse a los inmigrantes en situación ilegal, lo que define como una de las “tareas pendientes y conflictivas” que se tienen que afrontar y sobre las que a su formación no le “temblará el pulso”.

Niega que España necesite más trabajadores y que las pateras “son la última cara de la esclavitud” y de la trata de personas. Son personas que van a recibir “salarios esclavistas” y que no pagan impuestos, con lo que el sistema no mejora. “Está ocurriendo en toda España y con especial virulencia en Francia. En 2049, con el actual ritmo demográfico, la mitad de la población será musulmana. Eso generará una guerra civil soterrada. Dos culturas totalmente enfrentadas e incompatibles”, vaticina en la conversación con Sánchez Dragó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *