Abascal llama “perros” a un grupo de niños

Abascal llama “perros” a un grupo de niños

Santiago Abascal, líder de Vox, destila odio por cada poro de su piel. Si no era suficiente con los carteles en el Metro de Madrid, ahora los justifica.

Así, en una entrevista en EsRadio, señaló que los menores extranjeros no acompañados (MENA) actúan como “perros de presa” en los actos del partido. Acuden para boicotear los mítines de la formación de ultraderecha.

Abascal apuntó que los MENA representan un peligro para la seguridad porque suponen el 75% del total de menores detenidos por la Policía. “No tenemos por qué sostenerlos ni por qué soportarlos”, sostuvo.

Incluso, tras la polémica de los carteles, defendió su necesidad porque apunta a “un problema de seguridad y de falta de libertades”. “Entiendo los remilgos, pero prefiero la claridad”, añadió.

Sus palabras hablan por sí solas: “el cartel es verdad”. Dijo que el coste de cada menor es de más de 4.000 euros en Madrid, y “más aún” en Andalucía.

En cambio, muchas son las personas que “han levantado el país” pero reciben “una miseria” de pensiones. “Un auténtica injusticia”, espetó. “Queremos chavales con posibilidades y no perros de presa utilizados por la extrema izquierda para ir a nuestros mítines. Y si son mayores, a las cárceles de sus países, no en España”, proclamó.

Para Abascal la actitud de Vox no es “racismo”

Según justificó no es “racismo”, sino “sentido común”. En ese sentido, afirmó, “cuando se detiene a un menor, el 75 por ciento pertenece a estos centros. Si son menores, que estén en sus países con sus familias. Y, si son delincuentes, a la cárcel”, exclamó.

Abascal defendió que no tiene “fobia” a los extranjeros, pero sí a los políticos que “les prometen un falso paraíso”.

“Les condenan a jugarse la vida en el mar y acaban convirtiendo a los ‘menas’ en perros de presa y no en chavales con posibilidades”, aseguró.

Son estos “perros de presa” los que van acompañados por la “extrema izquierda” a boicotear los actos de Vox, como sucedió en Navalcarnero. Volvieron a lanzar piedra y huevos contra sus simpatizantes.

De ahí, advirtió Abascal, que vaya a estudiar cómo reaccionar y amenazó con que los simpatizantes respondan avanzando “con los brazos caídos” hacia los que protestan en sus mítines. “Nosotros somos mil y ellos no eran más de 20”, dijo ampliando su amenaza.

Además, el líder de ultraderecha acusó al Gobierno y a Pablo Iglesias, candidato de Unidas Podemos, de incitar a la violencia. También dijo que esos “criminales” van “amparados” por el Ministerio del Interior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.