Abascal estaba reunido con Casado cuando Vox bloqueó el gobierno en Murcia

Abascal estaba reunido con Casado cuando Vox bloqueó el gobierno en Murcia

Cuando Vox bloqueó la investidura del candidato del PP Fernando López Miras a la presidencia de Murcia, en la tarde de este jueves, Santiago Abascal, presidente de la formación de ultraderecha, y Pablo Casado, su homólogo popular, estaban reunidos en Madrid, según fuentes de la dirección del partido extremista, aunque no han precisado en qué lugar.

Diario Progresista te necesita. Donar 12 €

A la postre, el voto en contra de Vox representa que o se va a una segunda investidura en la región o se convocan nuevas elecciones en esta autonomía. Pero además, es un aviso a navegantes, puesto que estas mismas fuentes aseguran que este modelo y condiciones son aplicables en la Comunidad de Madrid, donde también son necesarios los votos del partido de Abascal para investir a Isabel Díaz Ayuso, candidata del PP.

Con todo, desde Vox intentan dejar claro que no hay incomunicación entre sus dirigentes, ni indisciplinas internas, como han llegado a sugerir desde las filas populares. Tal es así que recalcan que el líder ultraderechista estaba al tanto de las conversaciones, mantenían en la sala de plenos murciana a un estrecho colaborador, Enrique Cabanas, vicesecretario de Presidencia, y mantenía un encuentro con Casado en Madrid siguiendo juntos la sesión de investidura.

Como ya hicieran en la misma noche del jueves, Vox ha responsabilizado directamente a Ciudadanos de impulsarles al voto en contra de López Miras. Según relatan, todo se desencadenó por la negativa de la formación de naranja a firmar un acuerdo con ellos, condición indispensable para que los cuatro diputados, o al menos dos, del partido de Abascal se abstuvieran.

En la mañana del jueves, Teodoro García Egea, número dos del PP, había conseguido sentar en la mesa de negociación a las tres partes. A mediodía, se había alcanzado un pacto que sería suscrito con los logotipos de los tres partidos, pero, a la vez, en Madrid, Juan Carlos Girauta, ex portavoz naranja, y José Manuel Villegas, secretario General del partido de Rivera, calificaban la reunión como “un café” y reiteraban que el único acuerdo al que se comprometían a respetar era el firmado entre Ciudadanos y los populares.

A tal punto llegaron las cosas que Iván Espinosa de los Monteros, máximo responsable de los negociadores de Vox, reunido por la tarde en el Congreso con Villegas, exigió explicaciones, obteniendo por respuesta que Ciudadanos por el momento no iba a suscribir un acuerdo con su partido.

La consecuencia ya se conoce. Y ello a pesar de que desde las filas populares aseguran que se había alcanzado un pacto de última hora entre ellos y Vox, leído por López Miras en el pleno. Pero, desde la formación de ultraderecha recuerdan que seguía faltando la firma de Ciudadanos, razón por la cual no habían comprometido su abstención que facilitaría la elección el candidato del PP.

Así, siguen cargando la responsabilidad en la formación naranja y plantean tres escenarios en Murcia. De un lado, Ciudadanos rectifica y asume un acuerdo con Vox –bilateral o tripartito, escrito o verbal izado expresamente en público. De otro, los de Rivera buscan un acuerdo con el PSOE. O, finalmente, se celebra nuevas elecciones.

Y amenazan: el modelo es exportable a Madrid. En la comunidad madrileña la oferta de Ciudadanos es dejar un pacto para más adelante, algo semejante a lo sucedido en Andalucía, donde el acuerdo tripartito se dio en los Presupuestos. Para Vox no es suficiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.