“A Pablo Iglesias Turrión. Crónica de un disparate”, por Nico Ferrando.

Nico Ferrando

Nos tienes hartos a los españoles con tu trasnochada y soez soberbia. Juegas con la democracia al precio que sea y, lo peor, es que dices actuar en nombre de los desfavorecidos, con quien ya ni te cruzas si quiera desde tu suntuoso y alejado chalet. Si, realmente, hablaras con el pueblo llano, dimitirías ipso facto porque eres un irresponsable y un arrogante que tan sólo quieres salvar tu cabeza a cambio de un sillón blindado. No obstante, presiento que te queda poco porque has traicionado todos los principios imaginables y el ocaso se cierne sobre ti expectante. Pagarás por tantas intrigas y traiciones. Te van a errejonear en breve aunque tú no tendrás la muerte digna de los toros bravos.

Por tu extendida insolencia has condenado a la Villa de Madrid a un periodo incierto y contaminante. Tu falta de proyecto es evidente y has preferido que el señor Ortega Smith campe a sus anchas en los plenos  y pueda aplicar su radical programa que incita al odio. Mientras algunos denunciamos, incluso en los juzgados, manifestaciones que van contra el más mínimo sentido común, tu descortesía nos lleva a los Madrileños a soportar esta catástrofe. Esta ciudad, no obstante, seguirá siendo castiza y alegre y cantará sus chotis en San Isidro, la Almudena y la Paloma aunque tú en vez de ser la emperatriz de Lavapiés serás el marquesito de Galapagar.

A ti no te importa un gobierno de izquierdas que mejore la calidad de vida de los trabajadores. Solo te preocupa tu pellejo. Pactarías con el diablo a cambio de una vicepresidencia o alguna otra migaja que te permita seguir en el candelero. No tienes ni un ápice de vergüenza. No mereces pasar a la historia ni que se hable de ti en la posteridad, por eso no te sentarás en ningún caso en el Consejo de Ministros. Este órgano merece más respeto y te recuerdo que para formar parte de tan laureada institución hay que ser leal y discreto, dos virtudes de las que careces.

Habrá que recordarte siempre la hemeroteca porque no tienes palabra. Ya sumiste a España a un proceso electoral ruinoso en 2016, donde los únicos beneficiados fueron los partidos de derecha. Ahora quieres repetir el desaguisado. ¿Por qué no hablas de renta mínima universal, de blindaje de las pensiones, de subida del salario mínimo interprofesional, de derogación de la reforma laboral, redistribución impositiva, impuestos a la banca y a las grandes fortunas, ampliación de derechos fundamentales, vivienda digna, revisión del precio de la luz, regulación de los precios de los alquileres en grandes urbes y un larguísimo etcétera? Te diré el motivo: tu mera y mezquina supervivencia. Los acuerdos que cambian la sociedad son los programáticos, los de fondo. Y mucho me temo que si pilotas tú el timón de este barco será un estrepitoso fracaso.

La consulta interna que has implementado es un insulto a la inteligencia, tal como dijo la líder de Podemos en Andalucía. Tu intención es dinamitar el dialogo y traicionar, una vez más, los sueños y deseos de cambio de gran parte de la población. No es nada personal. Te deseo el ostracismo político. Hazle un favor a España y retírate de la vida pública. Mi hartazgo es mayúsculo y mi pesadumbre por tu actitud es infinita.

11 thoughts on ““A Pablo Iglesias Turrión. Crónica de un disparate”, por Nico Ferrando.”

  1. ¿Y a Pedro Sánchez lo deja fuera de la ecuación?
    ¿No ha podido durante su mandato concitar los apoyos necesarios para, como señala, “renta mínima universal, de blindaje de las pensiones, de subida del salario mínimo interprofesional, de derogación de la reforma laboral, redistribución impositiva, impuestos a la banca y a las grandes fortunas, ampliación de derechos fundamentales, vivienda digna, revisión del precio de la luz, regulación de los precios de los alquileres en grandes urbes “, a lo que sumo derogación de la Ley Mordaza, garantizar la Sanidad Universal, por ejemplo.
    En aras del necesario sosiego que demanda la búsqueda de acuerdos para temas fundamentales creo que son necesarias más neuronas y menos hormonas.

    1. Un texto muy fuera de lugar, desafortunado y manipulador. Más propio del lenguaje Vox. Muy mal, por el autor, y muy mal por el editor dar cabida a tanto improperio, impreciso y muy falsario.

  2. Alguien debería recordarle al autor de semejante sarta de… de lo que sea, que “hablar de renta mínima universal, de blindaje de las pensiones, de subida del salario mínimo interprofesional, de derogación de la reforma laboral, redistribución impositiva, impuestos a la banca y a las grandes fortunas, ampliación de derechos fundamentales, vivienda digna, revisión del precio de la luz, regulación de los precios de los alquileres en grandes urbes y un larguísimo etcétera”, es lo que no ha dejado de hacer Podemos desde su fundación, mientras que sí lo ha hecho el PSOE, cada vez que gobierna, que ya ha renunciado a derogar la reforma laboral (algo que parece haber pasado desapercibido para el autor) o la Ley Mordaza (que no siquiera menciona).

    En 2016, Pedro Sánchez negoció a escondidas un pacto con la derecha mientras aún lo hacían diputados de PSOE y Podemos, que se enteraron por la prensa, Qué quería, el aval encima de Podemos? Sánchez no de fiar, y es comprensible, visto lo visto que los morados quieran estar en el Gobierno.

    La descalificación os aleja y no os hace ganar credibilidad.

    Lamentable artículo, poco riguroso y alentador de discordia.

  3. Mi admiración y mi entusiasmo para Nico Ferrando, que no podía haber descrito mejor al señor Iglesias, opiniones que comparto totalmente. Yo no se expresarme tan bien pero lo de errejonear ha sido todo un puntazo, que está acabado una gran verdad. Sinceramente Nico te felicito por este artículo tan completo y tan riguroso con la verdad. Un saludo.

  4. El disparate en sí es su “artículo”, Nico Ferrando. Veamos por qué:

    1. No recuerdo haberte dado permiso para hablar en mi nombre: Yo soy española y a mí Pablo Iglesias no me tiene harta.

    2. ¿Pablo Iglesias juega con la democracia? Sr. Ferrando, ¡permitame que me carcajee! Mire usted, en España no hay democracia: ley mordaza, recortes en el derecho a la información, recortes en el derecho de reunión, detenciones por quemar una foto de ese señor a quien algunos llaman “Rey” (vea usted la condena del TEDH) y un largo etcétera… y todo esto ha ocurrido estando en el gobierno personas distintas a Pablo Iglesias. Por lo tanto, querido Nico, reflexione usted sobre quién juega realmente con la democracia de este país.

    3. Si a usted el chalet de Iglesias le parece suntuoso, me pregunto si no vivirá usted en una chabola. A mí me parece suntuoso el chalet del rey, y el del rey emérito. ;).

    4. En la frase condicional, según la gramática española, la causa (que queda introducida por la conjunción causal “porque”) debe ir referida a la condición precedente “hablar con el pueblo llano”, sin embargo usted la refiere a “Pablo Iglesias” cosa que es incorrecta. (esto ya es por ponerme puntillosa)

    5. Usted utiliza el verbo “presentir” que implica en su definición, “no tener pruebas reales que lo confirmen”. Me recuerda más a las cavilaciones de la Bruja Lola que a un artículo periodístico serio (con todos mis respetos a la Bruja Lola).

    6. Finalmente, por ir terminando, el golpe de efecto lo pone usted en que los toros tienen una muerte digna. ¿no se referirá usted a la muerte que encuentran estos animales en el ruedo? Porque esa muerte no es nada digna: sufren violencia, miedo, desolación, imposibilidad de escapar, humillación… todo ello rodeado unos cuantos cientos de energúmenos como los primitivos recién salidos de las cavernas allá en el paleolítico.

    Sr. Ferrando, no continúo con el resto de párrafos por no hacer más sangre. Quiero pensar que está usted cegado por una gran animadversión contra el Señor Iglesias, y que, preso por la ofuscación, ha sido incapaz de hilvanar un buen discurso.

    Consejo del día: repasar, repasar y repasar… antes de publicar.

  5. Suscribo palabra por palabra. No hagas caso de las críticas. Lo has definido a la perfección. Pero te has dejado una cosita :además es un envidioso.
    Ahora, amigo Fernando, a descansar. Vendrán a por mí como lobos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *