“A Marisol. In memorian”, por Mari Ángeles Solís.

Mari Ángeles Solís del Río.

Cuando tú reías, el sol brillaba. Quizá por eso quiso compartir su nombre contigo… y dar luz a través de tu sonrisa.

Hay recuerdos que se vuelven amargos cuando se sienten huérfanos de tu presencia. La soledad puede ser el peor castigo para que, de modo taciturno, regresen momentos felices dejando un sabor agridulce en los labios.

Lo peor de los caminos es que existen atajos donde se esconden las despedidas. Y nos acechan levemente… pero dejando un dolor inmenso que el tiempo no curará.

Desde donde estés, cada vez que el sol brille se verá tu sonrisa resplandecer. Porque todo el que parte habiendo colmado de felicidad a otra persona, no se va del todo… en el corazón existen recodos infinitos que nunca olvidan, y reviven con los recuerdos.

Marisol, descansa en paz.

1 thought on ““A Marisol. In memorian”, por Mari Ángeles Solís.”

  1. Era su inquilino y por desgracia no la conocí mucho pero nuestra relación era muy fluida y sentía hacia ella un profundo afecto. Estoy muy afectado, muy deprimido y apenas puedo hilvanar dos palabras pero cuando la emoción deje de atenazarme la escribiré una sentida despedida. Que descanse en paz. Vivirá para siempre en el corazón de quienes la quisimos. Te dedico estos versos del poemario que te envié estas navidades. Ahora sé que aquello fue una despedida. Mi corazón nunca te olvidará.

    Vivir,
    Morir,
    Tal vez soñar…
    El sueño eterno
    Tras el duro trabajo,
    Tras el implacable sufrimiento.

    En tu destino hay una cruz,
    En tu pasado un punto y final.
    No te esperabas esto,
    No esperabas nada,
    Solo un poco de calor,
    Pero sientes frío, mucho frío,
    Rodeado de silencio y oscuridad.

    Cuando se acerca la muerte
    Todo es silencio…
    Silencio y oscuridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *