“A fuego lento”, por Francisco Estepa Vílchez.

Francisco Estepa Vílchez.

La gestión del cambio es un tema de gran importancia en cualquier ámbito de la vida y en política, cuando la oposición al cambio tiene que esperar 4 años, como ha pasado en Estados Unidos para frenar las políticas de Donald Trump, muchos cambios son inevitables… por respeto a la Democracia, aunque reversibles… como pasó con la “Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio” ​ o reforma sanitaria de Obama, la llamada Obamacare, destinada a proteger a casi 57 millones de estadounidenses que vivían sin ningún tipo de seguro médico privado y que la derecha en EEUU ha intentado abolir completamente más de 70 veces.

Cuando se quiere desmantelar en un país un modelo de bienestar social que ha costado décadas construir, como es el caso de España, el cambio no puede hacerse en un solo día o en todo el territorio, puesto que seguramente la gente saltaría a las calles para defenderlo, igual que una rana saltaría si la metiésemos de golpe en una olla con agua hirviendo. Pero cuando nos aprietan poco a poco y cada mes van recortando de aquí y de allí, en una Comunidad Autónomo o en otra, tenemos más capacidad de adaptación a cualquier cosa, igual que nos adaptamos más fácilmente a un “enjambre de pequeños terremotos”, que a un gran terremoto devastador.

Cada día vemos como poco a poco, el Gobierno de la derecha en Andalucía desmantela el sistema de bienestar que durante 40 años ha costado ir construyendo y ahora nos enteramos que van a contratar 5.600 camas a la sanidad privada. Seguramente con ese superávit de 3.500 millones de euros que dice tener el Presidente Moreno Bonilla, como consecuencia de recortar en sanidad pública y muchos otros servicios públicos. Blanco, en botella y quien no lo quiera ver, ya lo verá cuando tal vez sea demasiado tarde.

Hay países en nuestro entorno en los que no existe la sanidad pública, simplemente no existe. Cualquier necesidad de asistencia sanitaria hay que pagarla, ya sea porque tengas un empleo con seguro médico, bien porque tengas mucho dinero, bien porque tengas contratado un seguro médico privado o bien porque algún banco te permita endeudarte para salvar la vida o la de algún familiar. Ese es el modelo sanitario de la derecha liberal, que ve negocio en todo y que en Andalucía, donde ahora gobierna gracias al apoyo de la ultraderecha, el Presidente Moreno Bonilla está imponiendo a paso ligero.

El sistema de bienestar que tenemos en España es un objetivo muy apetecible para las grandes corporaciones que ven una gran oportunidad de aumentar sus beneficios a costa destinar una parte de nuestros impuestos a su cuenta de resultados. No le basta con dedicarse a los sectores productivos o de servicios clásicos, sino que también quieren hacer negocios directamente con la sanidad, la educación, las pensiones o incluso algunos ofrecen ejércitos privados de mercenarios… todo a fuego lento, para que no saltemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.