Los secesionistas controlan la Mesa del Parlament

Roger Torrent, ERC, presidente de la Cámara catalana.
Con los 65 votos de los partidos independentistas, Junts per Catalunya, Esquerra Republicana y la CUP, Roger Torrent, diputado de ERC, fue elegido ayer, en segunda votación, presidente del Parlament de Cataluña. Por su parte, el candidato de Ciudadanos, José María Espejo, logró 56 votos, que partieron de su formación, PSC y PP, mientras que los ocho de Cataluña en Comú-Podem votaron en blanco y hubo otra abstención cuya procedencia se desconoce, ni se podrá desvelar ya que el voto fue secreto. Los socialistas niegan que el diputado que ha roto la disciplina de voto provenga de su grupo. La composición de la Mesa ya venía dibujada desde hace días, quedando configurada con dos asientos para Junts per Catalunya, dos para Esquerra Republicana, dos para Ciudadanos y uno para el PSC.
Previo a iniciarse la votación, el presidente de la Mesa de edad, Ernest Maragall, anunció que aceptaba la delegación de voto de los tres diputados electos encarcelados, Junqueras, Sànchez y Forn, considerando que la solicitud de estos entraba en los supuestos previstos en el Reglamento, algo que ha encontrado la oposición de Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos, así como de Santi Rodríguez, portavoz del PP. Arrimadas reclamó a la mesa que reconsiderara su decisión, esgrimiendo que “no se puede empezar con mal pie porque las tres causas para delegar el voto están muy tasadas”, en referencia al artículo 93.2 del Reglamento que estipula que se permite delegar el voto por baja por enfermedad, maternidad, paternidad o incapacidad permanente prolongada, lo que motivó la respuesta de Maragall diciendo que le correspondía a la Mesa de edad. El portavoz del PP también rechazó la interpretación de la Mesa de edad, aunque no pidió la reconsideración de la medida adoptada. Miquel Iceta, por su lado, sí compartió la interpretación hecha por la Mesa de edad.

Discurso conciliador de Torrent
El Pleno constitutivo del Parlament finalizó con el discurso del recién elegido presidente, Roger Torrent, con un tono conciliador al principio, al menos no tan radical como el de Maragall, en el que el presidente del Parlament manifestó su voluntad de “contribuir a coser la sociedad catalana”, con “identidades cruzadas”, asegurando que siempre ha tendido la mano a todo el mundo y que, ahora, como presidente de la Cámara, se compromete a seguir haciéndolo. Asimismo, ha dicho que trabajará “sin descanso para restituir el conjunto de las instituciones catalanas”, recordando a los ocho diputados ausentes, encarcelados o huidos, sobre lo que ha manifestado que “no sería honesto si no denunciásemos este hecho con contundencia”. Finalmente, ha recordado que en virtud de la aplicación del artículo 155 de la Constitución, el Ministerio de Hacienda tiene intervenidas las finanzas catalanas, por lo que se ha reafirmado en que su primer objetivo será acabar con la intervención de la autonomía catalana.
La mesa del Parlament ha quedado finalmente conformada por Roger Torrent como presidente, Josep Costa, de Junts per Catalunya, como vicepresidente primero, José María Espejo, de Ciudadanos, vicepresidente segundo, y los cuatro secretarios, Eusebi Campdepadrós, Junts per Catalunya, David Pérez, PSC, Joan García, Ciudadanos, y Alba Vergés, Esquerra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.