Aprobada la reforma fiscal conservadora en el Senado de los Estados Unidos

Se reduce el impuesto de sociedades a las grandes corporaciones.
Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, ha conseguido sacar adelante su reforma fiscal en el Senado. En ella se reduce el impuesto de sociedades a las grandes empresas y corporaciones para, dice, potenciar su inversión e incrementar en los próximos años la deuda nacional en 1,4 billones de dólares para impulsar la economía. La votación, celebrada ayer, se ha saldado con 51 votos a favor y 49 en contra.
La Cámara de Representantes ha redactado su propia ley, y ahora comenzarán las conversaciones para hacer concordar ambas versiones en una sola ley y que el presidente la firme. El Partido Republicano controla las dos cámaras del Congreso, pese a lo cual, Trump todavía no se ha apuntado una primera gran victoria legislativa, y, por eso, el presidente quiere que la firma de la ley de la reforma fiscal se haga antes de finales de año.

Secretismo en el borrador de la reforma
Para los demócratas, la reforma es un regalo al sector más rico de la población a costa de la clase media, por lo que han criticado duramente, no solo la esencia, sino también la forma, debido a que el borrador último no estuvo disponible para el público hasta pocas horas antes de votarse, con errores de forma e, incluso, enmiendas a mano de última hora.
Chuck Schumer, líder de los demócratas en el senado, ha denunciado las formas empleadas por los republicanos: “Lo han hecho, además, en la sombra, con prisas, y con una batería de cambios de última hora que no hace sino temer más dinero en los bolsillos de los ricos y de las corporaciones”. “Han cogido una mala reforma y la han hecho peor”.
En cuanto a las novedades de la nueva ley, cabe destacar el descenso del Impuesto de Sociedades del 35 al 20%, además de la exención de la mayor parte de los impuestos sobre beneficios que se recauden en el extranjero. Para Tax Policy Center, un grupo de estudios independiente, la reforma sí podría llevar a una reducción de impuestos a todos los niveles, aunque reconoce que los más beneficiados serán los que más dinero ganan.

Más cambios
La reforma también garantiza deducciones inmobiliarias de hasta 10.000 dólares, un ajuste de última hora. A su vez, el Impuesto Mínimo Alternativo, un suplemento impositivo aplicado a personas y empresas en condiciones excepcionales, se mantendrá como está para las empresas y se ajustará para las personas.
Finalmente, cabe destacar que la reforma fiscal elimina una tarifa que pagaban algunos ciudadanos sin seguro médico, lo que para los críticos de la reforma supondrá un aumento generalizado del importe de las pólizas. Trump consigue, así, modificar en parte la reforma sanitaria que llevó a cabo Barack Obama, lo que no consiguió anteriormente por las vías tradicionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.